Morena,la peor promiscuidad

Es lugar común ver que políticos, por intereses partidistas y personales, retuercen toda lógica para intentar confundir y engañar a la ciudadanía, evidenciándose no sólo como inconsecuentes sino como vulgares; hoy dicen una cosa y mañana con su práctica dicen lo contrario. Viene esto porque considero necesario que ante la próxima elección del 2021, en la que se van a elegir más de 21 mil cargos de elección popular, los mexicanos distingamos a los políticos oportunistas y chantajistas que mienten sin el menor rubor para llegar al poder, dañando a muchos millones de mexicanos que sueñan con la esperanza de una mejor calidad de vida.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pasando por encima de las facultades que le otorga la constitución al asumirse también como jefe de Morena, en sus mañaneras y eventos públicos, acusa a los dirigentes de los partidos que conforman la Alianza “Va por México”: PAN, PRI y PRD de “aliarse, nostalgicos del pasado, para seguir viviendo de los privilegios perdidos saqueando al país”, insistiendo tramposamente, que su objetivo es quitar el presupuesto destinado a los pobres.

Pero López Obrador no es el único que ha descalificado la Alianza. Lo han hecho todos morenistas encumbrados con los mismos argumentos, como su presidente nacional, Mario Delgado y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum, criticando entre otras cosas, que “la alianza es por la defenza de un régimen corrupto y antipopular, y que Morena defenderá el presupuesto destinado a disminurir la brecha de desigualdad, llevando esperanza a cada rincón de México. Que la alianza entre el PRI y el PAN representa un retroceso al pasado, a la corrupción y la injusticia. Que quieren regresar a corrupción y del dinero por encima de la justicia y las libertades”.

En Querétaro, el Licenciado y Diputado Federal morenista, Jorge Luis Montes Nieves, para no quedarse atrás e intentar ganar simpatías entre los ciudadanos, sobre todo del segundo distrito electoral por el que aspira reelegirse, en declaración hecha a un importante medio informativo, calificó a la coalición “Va por México”, como una “alianza promiscua que tiene como objetivo conseguir la mayoría en San Lázaro para poder manejar el PEF, ya que es desde ahí donde se traza la política pública del gobierno, por lo que de conseguirlo podrían debilitar el quehacer del ejecutivo Federal”.

Montes criticó que “estos partidos son contrarios al Proyecto de la 4T, de apoyar a los grupos vulnerables y los proyectos del Tren Maya y el aeropuerto Felipe Ángeles”, que tiene la certeza de que la ciudadanía seguirá respaldando el proyecto de López Obrador para seguir con la mayoría en el congreso, que permitirá beneficiar a los más necesitados, combatir la corrupción y consolidar la austeridad republicana”. Los dirigentes de la Alianza han manifestado que no se trata de derrotar a nadie sino de que gane México, añadendo que es un triunfo de la democracia que a pesar de haber diferencias ideológicas «han decidido darle más peso a lo que los une, rescatar a México; asegurar un presente y futuro de oportunidades, seguridad, desarrollo, y derrotar el autiritarismo de López Obrador.

¿Por qué tanta insistencia del presidente y sus adalides por convencer a los mexicanos que los partidos que conforman la “Alianza” buscan quitar el presupuesto destinado a los pobres? ¿Por qué, como dice el diputado Jorge Luis Montes, la alianza “Sí por México” es una alianza promiscua, y las alianzas abiertas y encubiertas de Morena con otros partidos, y en algunos casos hasta con políticos de los mismos partidos que critica, son alianzas intachables y virtuosas?

No vayamos tan lejos, veamos lo que pasa en su cubil. Si como dicen en Morena, que en materia de honestidad son la fiebre y sus calenturas, cómo explica Montes Nieves que de los candidatos morenistas a reelegirse, sólo a él lo hayan propuesto para ir en alianza con otros partidos? Y, cómo explica a los ciudadanos queretanos el resultado de la “encuesta” presentada por Mario Delgado para nombrar a la ex magistrada Celia Maya a la gubernatura, que con todo respeto, ni los escasos morenistas la aceptan? Con todas sus reservas, México necesita un Poder Legislativo que no esté sumiso arrodillado ante el tirano.

jerogurrola@yahoo.com.mx

 

@jgurrolag1

 

Deja una respuesta