Partidos plantean limitar adjudicaciones directas

Las plataformas electorales de las fuerzas políticas de oposición proponen cancelar obras del actual gobierno obtenidas en adjudicaciones directas.

Las coaliciones Va por México y Juntos Haremos Historia coinciden en señalar la importancia de limitar las adjudicaciones directas para combatir la corrupción en sus plataformas electorales 2021, pero discrepan sobre el futuro de las obras de infraestructura iniciadas por el actual gobierno.

Las plataformas arrojan propuestas de los partidos que van desde nacionalizar la banca y otros sectores estratégicos, hasta “desmantelar el modelo populista” y evitar un presidencialismo autoritario.

Otros partidos obviaron temas como economía y corrupción, y no faltó la propuesta de transitar de un régimen presidencialista a uno semi parlamentario con un Jefe de Gobierno y un consejo de ministros nombrado por el Poder Legislativo.

LAS COALICIONES

La coalición formada por PAN, PRI y PRD, Va por México, propone impulsar una Ley de Recuperación Económica, privilegiar las licitaciones en lugar de las adjudicaciones directas para combatir la corrupción, restituir el carácter civil de la seguridad pública, blindar presupuestalmente al Poder Judicial y a los órganos autónomos, así como modificar el formato del informe para que el Presidente acuda al Congreso.

En lo que respecta a la corrupción proponen mecanismos para asegurar que candidatos a cargos de elección popular y para ocupar cargos partidistas estén libres de actos de corrupción y violencia contra las mujeres.

Para Juntos Haremos Historia es importante tipificar la corrupción como delito grave, prohibir las adjudicaciones directas, establecer la obligatoriedad de las declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses de todos los servidores públicos, eliminar el fuero de los altos funcionarios, fomentar la colaboración internacional tendiente a erradicar los paraísos fiscales, monitorear el dinero para adquisiciones y realizar verificaciones obligatorias de los precios de mercado antes de cualquier adquisición.

Propone llevar al Congreso la Ley Federal de Combate de Conflictos de Interés y crear una unidad policial especializada en lavado de dinero.

En economía se comprometen a que no haya incremento de impuestos en términos reales, ni aumentos a los precios de los combustibles y contemplan que los segundos, junto con las tarifas eléctricas se reducirán hacia mediados del sexenio, cuando se completen las obras de la nueva refinería de Dos Bocas, se rehabiliten las ya existentes y se recupere la capacidad de generación de la CFE.

En Estado de derecho, propone erradicar el robo de combustibles y la evasión fiscal y se combatirán el lavado de dinero, el tráfico de armas y otros ilícitos.

LOS PARTIDOS

En su plataforma económica, el PAN insiste en la creación de un Ingreso Básico Universal, además de la creación de un fondo emergente para la población más vulnerable, recuperar la confianza en las personas inversionistas privadas, nacionales y extranjeras y “cancelar el financiamiento público a los tres proyectos improductivos y de derroche de este gobierno: la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía”.

El PRI, por su parte, se pronuncia por una reforma a la Ley de Coordinación Fiscal que avance en aspectos como evitar ambigüedades; determinar el orden de gobierno que ejerza el gasto, y emplear incentivos para determinar los niveles de gasto en una perspectiva multianual.

El PRD plantea que se requiere un efectivo y desinteresado “combate a la impunidad, la corrupción, el nepotismo, al abuso de poder, y al tráfico de influencias”.

 

Por Excélsior.

Deja una respuesta