La Visita…Ulises de la Rosa

Hay coincidencia de que AMLO tuvo un buen día en Estados Unidos, no hubo un mal resultado, tampoco lo opuesto, sino todo lo contrario.

Pronunció una buena pieza de oratoria con rigor histórico, sin duda, en la que ayuda mucho tener un interlocutor de muy bajo nivel como lo es Trump y en la que alcanzó hasta recetarle tres vivas México al anfitrión; una gira cuidada y lucidora que le beneficia más a quien la organizó que quien la encabezó, léase Marcelo Ebrard; y sin duda le van a sacar raja los americanos en la que los Republicanos estarán aplaudiendo a rabiar y nosotros también con una representación en voz del Presidente que dio cátedra de diplomacia.

Pero no hay que echar las campanas a vuelo, son espejismos, un discurso no lo hace estadista, ni tampoco resuelve los grandes problemas que tenemos, esta visita en especial no tiene consecuencias ni para indocumentados e inmigrantes ni para el comercio, solo se ha ratificado lo que existe en papel. De igual manera tampoco existen derrotas morales para la oposición, esa es la retórica del gobierno que tratará de inocular en el inconsciente ciudadano circulando versiones llenas de triunfalismo en la que, según ellos, todos esperaban una derrota.

Luego pues la diplomacia mexicana cumplió cabalmente una visita difícil a Washington, en la que se realizaron los objetivos de cada quien, a ambos les urgía verse para salvar, uno su elección y el otro recuperar adeptos mediante una victoria mediática, la cual es pírrica porque en el fondo se ve la llamada de auxilio para que EUA salve a la maltrecha economía mexicana de los errores cometidos por la 4T pero sin garantía de que esa ayuda vaya a llegar.

No hay que olvidar que desde la misma perspectiva marxista se entiende que el imperialismo no opera esencialmente como una forma de dominación política, sino como un mecanismo de división internacional del capital y el trabajo, por el que la propiedad del capital, la gestión, el trabajo de mayor cualificación y la mayor parte del consumo se concentran en los países «centrales»; mientras que en los países «periféricos», que aportan el trabajo de menor cualificación y los recursos naturales, sufren un intercambio desigual que conduce a la explotación y el empobrecimiento; así de desigual es la relación con los Estados Unidos.

En fin, se acabó la visita y con ello el circo, la parafernalia en torno a los temas de transportación, estancia, cubrebocas, protestas a favor y en contra, incluso los invitados, son secundarios y sin importancia, lo que preocupa, está vigente y requiere atención inmediata son los temas del muro, migración, comercio, aranceles, inversión y respeto entre dos naciones soberanas que no se le da mucho a Trump, es ahí donde los resultados son muy escasos.

Ulises Gómez de la Rosa

Correo: ulisesgrmx@yahoo.com.mx

Face book @Ulises Gómez R

Twitter @Ulisesgrmx

Deja un comentario