Acusar sin evidenciar ni procesar, la escuela Obrador

Acusar sin dar nombres ni elementos que respalden los hechos y dejando el cabo suelto, es decir sin ejercer ninguna acción legal es CORRUPCIÓN y es la escuela que esta forjando Andrés Manuel López Obrador.
Ya son varias ocasiones en las que se escucha al presidente Andrés Manuel López Obrador acusar a empresas, exfuncionarios, expresidentes, periodistas, etc. sin sustentar en hechos sólidos y confirmables sus declaraciones, lo que parece querer proteger a los acusados, pero lo más preocupante es que si en realidad tiene sustento, no lo utilice para realizar ninguna acción legal en contra de quien resulte responsable, lo cual lo convierte en cómplice y por ende en corrupto.
Con el único fin de hacerse promoción y publicidad para la campaña electoral que sigue sosteniendo a 100 días de su mandato, el titular del Poder Ejecutivo sigue utilizando información privilegiada para acusar, perseguir, amenazar y difamar a sus adversarios políticos como él los llama, sin tomar en cuenta que se convierte en lo que tanto critica, un funcionario corrupto que solamente utiliza la información para su beneficio y no por el bien de la nación como tanto dice.

Desde luego que es publicidad electoral barata, que no tiene como fin el enjuiciar o resarcir el daño, simplemente para que los reflectores lo vean de cerca, evidenciando por atrás que no tiene la intención de hacer valer la constitución de la nación, no las leyes penales vigentes.

Lo mejor es que tiene muy buenos alumnos, ya que los integrantes de su administración y su partido político utilizan la misma estrategia para difamar (mientras no se demuestre la culpabilidad de cualquier ciudadano, este es considerado inocente) a quien no opina de la misma manera que ellos.

¿Cuál fin de la corrupción?, es sin lugar a dudas la misma puerca vista desde el ángulo de un nuevo corrupto que la enfoca hacia sus intereses personales y los de su grupo de allegados de antaño (la grán mayoría expriistas corruptos de sexsenios anteriores) disfrazados con un cámbio de régimen que se la pasa proclamando cambios que distan mucho de serlo.

Samuel Pérez Rios Aldana.

Deja un comentario

Login

Contraseña perdida?